Importancia de los frutos secos en una alimentación saludable

En pleno “boom” de interés por la alimentación saludable, en un momento en el que la actividad deportiva ha alcanzado sus máximos históricos entre los habitantes del planeta; vamos a incluir una nueva sección en nuestra pagina web en la que hablaremos de comida y vida saludable. De manera mensual podrás encontrar diferentes artículos en los que analizaremos diferentes productos que encontrarás en nuestras tiendas, además de consejos y practicas saludables que todos deberíamos llevar a cabo para hacer que nuestra vida sea mas nutritiva, equilibrada y saludable. Para ello contaremos con los consejos de Montse López Cebrián, Técnico Superior en nutrición y dietética por el Instituto Miguel de Cervantes de Murcia, entre otros profesionales del sector, así como personal cualificado en actividad deportiva.
No cabe duda que haciendo referencia a nuestros productos, los frutos secos, van a ser principalmente un objetivo que analizaremos. Sus propiedades, su valor energético, su composición, la manera y hora preferente de consumirlos, etc… así como también, comparar aquellos de producción castellano manchega y nacional con otros venidos de otros países.
En esta primera entrada a nuestro blog hablaremos de manera genérica de los frutos secos, una parte fundamental de nuestra salud que durante años han visto como fueron apartados y señalados de manera negativa de la alimentación, ya que al ser altamente calóricos muchas personas optaban por eliminarlos por completo de la dieta. Lo cierto es que su consumo es más que recomendable. De hecho, no solo no hay que desterrarlos por completo de la alimentación, sino que deberíamos consumirlos a diario. “Es recomendable tomar frutos secos cada día en pequeñas cantidades, unos 20-25 gramos, es decir un máximo de 4 o 5 unidades. No hay que abusar de ellos porque tienen muchas calorías y mucha grasa, pero esta es cardiosaludable, por tanto indispensable para mantener la buena salud del corazón”, explica Montse Cebrián.
La calidad de sus grasas los convierten en alimento indispensable para una dieta sana y equilibrada, contribuyen a mejorar el tránsito intestinal gracias a la fibra, a reducir el colesterol, son saciantes, mejoran el desarrollo cognitivo, la salud de los huesos y los músculos y además son buenos para la diabetes. Un conjunto de propiedades positivas pero que, como cualquier alimento, consumido en exceso puede provocar un efecto no tan positivo como es el aumento de peso. Para ello es recomendable tomarlos con regularidad y en cantidades acordes a las necesidades alimenticias de cada organismo, por ejemplo: el consumo de frutos secos de un deportista de alto rendimiento siempre será superior al de una persona de actividad deportiva media-baja aunque para estos últimos el consumo habitual sigue siendo altamente recomendable.

No solamente para deportistas

Como ya hemos comentado anteriormente, los frutos secos deberían formar parte habitual de una alimentación saludable para todas las personas ya que son “alimento de primera”. Nueces, almendras, avellanas, piñones, pistachos, anacardos, pipas de calabaza o girasol… todos poseen múltiples propiedades y son altamente nutritivos, pero cada uno de ellos destaca por unos nutrientes concretos que los hacen especialmente interesantes para determinadas funciones del organismo.

Nueces, perfectas para el corazón.

Son los frutos secos que tienen más ácidos grasos omega 3. Recomendables para mantener a raya el colesterol, los triglicéridos y la hipertensión.

Almendras, calcio a tutiplén.

Son ideales para las dolencias óseas, ya que son una buena fuente de calcio.

Anacardos, cuidan la vista.

Contiene un pigmento antioxidante llamado zeaxantina, que se absorbe directamente sobre la retina y forma una capa protectora que previene contra los efectos de los rayos ultravioletas sobre los ojos.

Avellanas, fuentes de vitamina E.

Contienen vitamina E, que ayuda a numerosas funciones vitales, entre ellas a la prevención de enfermedades como el Alzheimer o la demencia.

Pipas de calabaza, a la rica proteína.

Tienen un alto contenido en calcio y son muy recomendables para todos aquellos que no consumen leche ni derivados.

Pistachos, los más ligeros.

Los frutos secos menos calóricos, con unas 500 calorías/100 g, de hecho pueden ayudarnos a bajar de peso según nos ha manifestado Montse Cebrián.

Piñones, los más saciantes.

Son ricos en proteínas, hierro y vitaminas del grupo B, pero son especialmente interesantes porque se hallan entre los frutos secos más saciantes del mercado.

Os invitamos a que vayáis dando una vuelta por nuestra web para ir ampliando la información que os hemos ofrecido en esta primera entrada en este blog, donde además podréis encontrar descuentos para comprar en nuestra tienda virtual. Así mismo os informamos también que cada nueva entrada en este blog será anunciada en nuestra pagina de Facebook por donde podéis pasar para seguir nuestro contenido, invitar a vuestros amigos o sugerirnos algún tema relacionado con alimentación saludable y deporte.

Para finalizar, os recomendamos que llevéis una vida saludable consumiendo una dieta variada incluyendo alimentos de todos los grupos, principalmente frutas, verduras, pescados y legumbres; practica ejercicio físico; realizar un consumo moderado y responsable de las bebidas alcohólicas; no fumar; consumir 2 litros de agua, al menos, al día; chequear vuestra salud y dormir entre 6 y 8 horas diarias.

Product added to compare.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.